Comparte algo!

No estás conectado. Conéctate o registrate

Transformando primeras impresiones

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Transformando primeras impresiones el Mar Oct 20, 2009 8:40 pm

admin


Admin
Transformando primeras impresiones



A lo largo de este blog he dicho que una primera impresión es fundamental y que los primeros minutos de una interacción con una mujer son fundamentales. Pues es así, cuando conoces a alguien tienen una oportunidad importante para mostrar rasgos de carácter, confianza y de mirar profundamente a sus ojos, decir su nombre y causar una buena impresión.

Dicen por ahí que la primera impresión es lo que cuenta al fin y al cabo. Quienes dicen esto argumentan que aquellas intuiciones que se tienen tras un primer encuentro son tan poderosas que determinan lo que uno pensará acerca de alguien, la confianza que le dará o el grado de importancia que uno le concederá.

En algunas situaciones sólo tienes una oportunidad para dar una buena impresión. Imagina que conoces a una mujer que te resulta tremendamente atractiva en una fiesta, o en una reunión, sólo tienes un chance para presentarte, para construir confianza y para obtener su teléfono y quizá la promesa de un segundo encuentro. Todo ello se juega en segundos, en minutos, y si eres un desastre ella no te soltará ningún dato para que la contactes.

Yo creo que ser un seductor es como ser un vendedor, una oportunidad para venderte, si te equivocas simplemente no te compran tu producto, en este caso no te comprarán a ti, no tendrás su confianza, no despertarás atracción.

A pesar de lo anterior, estoy seguro que todos ustedes han escuchado historias de parejas que se conocieron y al principio se caían mal, no tenían una buena opinión el uno del otro, es común oír de falta de química, incluso de antipatía al conocer a la persona, y fue el tiempo el que quitó esa mala impresión y mostró otras cualidades que a primera vista no fueron evidentes.

Y es que somos mucho más que una primera impresión. Aunque estamos en un mundo superficial que sólo creen en lo que ve, que descarta tras pocos minutos a personas que no destacan y que valora lo que otros piensen sobre lo que a uno le parece. Vivimos presos de la aprobación social, incluso muchas personas sólo salen con alguien si a sus amigos o amigas les parece bien, y si existe alguna desaprobación de ellos simplemente lo descartan.

Es como si uno se comiera la comida que a otros les gusta, y no la que a uno le gusta.

Es como tomarse la medicina que a otro le alivia y no a que a uno le sirve.

Pero bueno, son dinámicas sociales, y es que a veces a uno le da mi miedo desmarcarse, por el qué dirán, por el qué pasará, porque de pronto se pueden perder algunos amigos, por esto o por lo otro. En el fondo algunos son tremendamente inseguros y les da miedo confiar en sus intuiciones, en su propia manera de explorar el mundo, de tener su propia identidad.

Pero bueno, me estoy yendo por las ramas.

El punto es el siguiente: ¿Cómo se puede hacer para recuperarse de una primera mala impresión? ¿Qué hacer cuando te equivocaste y de repente te mostraste muy nervioso, muy arrogante, muy torpe o lo que sea?

Lo primero que quiero que hagas es un cambio de creencias. Y quiero que de ahora en adelante pienses que es posible recuperarse de una primera impresión desfavorable. Quiero que te acuerdes de alguna canción que al principio de pareció asquerosa, pero que tras oírla y volverla a oír te empezó a gustar más y más. Así es. Muy bien, a eso justamente es a lo que me refiero. Hay veces que segundas y terceras impresiones ayudan a que uno se forme un concepto favorable de las cosas.

Incluso acuérdate de algo, cuando compras un producto, muchas veces das vueltas y vueltas alrededor del almacén, imagina que vas a comprar un computador, primero cotizas, das vueltas, miras ese computador, y luego, después de muchas veces de verlo decides comprarlo. Pues bien, muchas mujeres tienen ese mismo patrón para escoger su pareja: conocen a alguien, y luego de muchas interacciones son capaces de decidirse a pensar en estar con esa persona, y esas muchas interacciones son oportunidades y más oportunidades para causar una buena impresión.

En últimas lo que quiero que pienses es que puedes recuperarte de una primera impresión desfavorable. Y es que a los más expertos nos ha pasado, hemos dado malas impresiones, y es porque hemos tenido un mal día, o simplemente hemos estado distraídos. Y es que esto de seducción además de ser una técnica consiste en la habilidad de desarrollar un estado mental y físico, que te permite desenvolverte de cierta manera. Y en otro post hablaré sobre la manera de generar en ti estados poderosos, acá lo que me interesa mostrarte es que muchas veces por x o y motivo puedes perder enfoque momentáneamente y causar una mala impresión.

Sin embargo, este juego, como te digo es de mente, de cerebro, de pensamiento, y si tienes la suficiente confianza puedes voltear la moneda y reivindicarte. Imagina que ves a tu equipo de futbol favorito que empieza a perder por un gol, incluso por dos goles, y ves cómo la confianza, la seguridad y un PODEROSO ESTADO MENTAL de los jugadores hace que sean capaces de empatar y ganar.

Los verdaderos maestros se conocen ante circunstancias desfavorables, cuando comienzan perdiendo, incluso cuando alguien no cree en ellos. Es en ese momento que su estado mental se encuentra a prueba y sacan su mejor arsenal y lo entregan todo en el campo de juego.

Aquí hay algunos escenarios que quiero mostrarte:

1. Llegas con demasiada arrogancia: Mostrar demasiada confianza puede resultar odioso para algunas mujeres, así que tendrás que saber el límite entre la seguridad personal y la ostentación. Una cosa importante es que entre más poderoso te hagas, más sencillo deberás ser. Algunos aprendices creen que entre más ególatras sean más mujeres tendrán a sus pies. Mentira. Siempre deberías mostrar confianza pero jamás presumir.

2. Llegas demasiado necesitado: y sientes que presionaste mucho, que mostraste mucho las ganas, que le dejaste ver que ella te gustó demasiado.

3. Entraste demasiado inseguro: Y eso empezó a notarse en tu lenguaje corporal, tu tono de voz no fue fuerte, no te mostrarte seguro, incluso pudiste parecer torpe.

4. Fuiste descubierto buscando otras mujeres o mirándolas: la impresión que habrás dado es que eres un cazador y que andas detrás de las mujeres buscando quizá algo no serio, eso causará desconfianza Depende de la mujer, a algunas eso les parece atractivo porque desean ser las escogidas sobre la competencia.

5. Puedes empezar a hablar sin querer de una experiencia negativa con otra mujer de tu pasado: Esto les dará la idea de que tus emociones no están bien, y lo último que pensarán es que estás listo para una relación o para salir con ellas.

6. Sin intención la ofendes: Para ofender a alguien muchas veces sólo basta con hablar. Con tus palabras, y sin quererlo, puedes atacar alguna creencia, algún valor, lo que sea, algunas veces te lo dicen, otras lo callan.

En estas situaciones y otras más que te puedan ocurrir, lo que quiero que pienses es esto:

1. No es el fin del mundo, peores cosas pueden pasar y seguramente esa será una persona y una oportunidad que te permitirán mejorar tu juego.

2. Cree que es posible recuperarse de una mala impresión, esta creencia hará que la realidad se configure de tal manera que puedas hacer lo necesario para levantar tu imagen.

3. No te excuses a menos que valga la pena hacerlo. Si en una segunda oportunidad ella te dice que fuiste arrogante/cansón lo que sea que pueda pasar, sólo di “bueno, de repente viste una fotografía de un momento específico, tengo mejores caras.” O simplemente puedes reírte y decir “bueno… es que a veces soy un personaje.” Y listo, lo peor que puedes hacer es darle demasiada importancia al asunto, pues eso mostrará aún más tu inseguridad.

4. Analiza fríamente en qué te equivocaste, qué fue lo que te restó puntos, y de acuerdo a ello trata de hacer menos evidente ese rasgo, actúa de manera inversa. Eso le dará a entender que tienes una personalidad más compleja, con matices y que no puede etiquetarte con sólo una impresión.

5. Ve con calma y con despacio, no sea que caigas en la trampa de que sea muy evidente que deseas dar una mejor impresión y generes desconfianza, actúa como si no buscaras nada más que hablar o estar con otro ser humano y entenderse.

6. Trabaja con metáforas. La PNL enseña que el inconsciente entiende el lenguaje metafórico, así que en lugar de disculparte, simplemente lo que harás es contar historias donde las cosas no son como parecían y, mostrar cómo de repente hay que conocer a las personas mejor para ver todo lo que hay en ellas. Puedes ejemplificarlo con la historia de un amigo, al que le pasó que en su entrevista de trabajo dio una mala impresión, sin embargo sus acreditaciones eran tan buenas, tan poderosas y tan seductoras que fue llamado a una segunda entrevista, donde pudo mostrar por fin que era una persona digna de confianza y que tenía un gran atractivo para la compañía.

También puedes crear historias mucho más sutiles, donde cuentas cómo compraste un producto tras no haber creído en sus bondades a primera vista, sino que luego de varias observaciones descubriste que es tan poderoso que es como cuando uno cae en cuenta que necesitas tenerlo contigo (las cursivas indican inflexiones que debes hacer con tu voz, para que justamente esas palabras entren en su inconsciente, también trabajo acá con órdenes post-hipnóticas, ya te contaré como funcionan y te sorprenderás cuando descubras que las usamos a diario, simplemente no sabemos usarlas de manera consciente ni sabemos de su poder.)

Seguro esto les será de utilidad y podrán enfrentar con seguridad las segundas y posteriores impresiones.

Que comience la cacería!

Hasta la próxima!

Ver perfil de usuario http://psionline.forosactivos.net

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.